-

Instalación Fija o Portátil, qué decidimos?

Una de las primeras preguntas que nos hacemos a la hora de adquirir un detector de radares es su situación legal en España.

Esto ya lo hemos respondido en otro artículo publicado en nuestro blog. Desde el año 2010 los detectores de radar son aparatos completamente legales dentro de nuestro país. Tenemos que aclarar que no es así en otros países vecinos, por lo que a la hora de viajar por fuera tendremos que estar bien seguros de lo que estamos haciendo.

Otra de las dudas que surgen cuando queremos comprar uno de estos detectores de forma definitiva es cuando vemos en el mercado que nos encontramos con unos detectores fijos y otros portátiles.

Vamos a intentar ayudarte explicando las principales diferencias entre los detectores fijos y los portátiles.

fe659detector_fijo_instalacion_300p

Uno de los principales motivos que desaconsejan completamente el no comprar un detector de radares portátil es el caso en el que nuestro vehículo tenga parabrisas atérmicos, anti UV o metalizados ya que se producirán interferencias que quitarán eficiencia a nuestro detector de radar. Esto sucede de en los coches de marca Citroen, Pegeot o Renault por lo que directamente desaconsejamos en estos casos el uso de detectores de radar portátil.

Pero, si tu coche no es de ninguna de estas marcas ni usa estos materiales sigue la controversia sobre que modelo comprar.

Evidentemente tendrás que mirar tu presupuesto, pero las mejores marcas de detectores de radar son Beltronics y Escort, con detectores dentro de sus catálogos tanto portátiles como fijos.

Para empezar, los detectores fijos, después de una instalación realizada por un profesional que puede durar entre 1 y 3 horas dependiendo del modelo y, como no, de la destreza del instalador, tendrás el dispositivo instalado de forma permanente en tu coche. Ya no podrás sacarlo de forma fácil para colocarlo en otro si no es a través de otra desinstalación y vuelta a instalar.

Si embargo, los detectores de radar portátiles, tal y como su nombre indica están preparados para poder ser pasados de un coche a otro de forma sencilla, la instalación es mínima y así como los fijos necesitan estar integrados en la parte eléctrica del coche para funcionar, los móviles solo necesitan de enchufarse a los encendedores del coche con sus 12 V de potencia.

9a24fbradar_1p

Uno de los inconvenientes del detector de radares portátil es que su instalación es perfectamente visible, suele ir pegado con ventosas en el cristal delantero o con un soporte vertical. Esto puede ser un inconveniente de cara a que la policía nos pueda parar pero, como hemos recalcado ya en muchas ocasiones, en España es legal llevar detector de radar por que no interfiere en los propios radares.

Sin embargo la instalación bien realizada de un detector de radar fijo lo hace pasar completamente inadvertido.

En cuanto a las especificaciones técnicas, los detectores de radar fijos dan mejores resultados en las distancias de detección. Por supuesto que el detector de radar fijo es algo más caro que el portátil.

Antes de la ley del 2010 en la que los detectores de radar eran ilegales, la gnete prefería tener un detector portátil porque se escondía de forma rápida y sencilla si se veía un control. Pero ahora que es completamente legal ya no hay razón para tener que elegirlos por este motivo.